Un libro reúne sus mejores poemas entre 1950 y 2005

Gloria Fuertes llegó al mundo en el madrileño barrio de Lavapiés, en el seno de una familia humilde y siempre estuvo, como señala Luis Antonio de villena en el prólogo de esta edición, "del lado de los humillados y ofendidos y de los perdedores de la clase que fueran". Fueron muy leídos sus textos infantiles y ese éxito eclipsó el resto de su impresionante obra. Esta pequeña antología pretende hacer una modesta contribución al mejor conocimiento de su labor poética, que es la obra de toda una vida, pues, como ella misma afirmó, "cada acto que hago es poesía".

La selección del libro reúne algunos de sus mejores poemas publicados entre 1950 y 2005, en diálogo con el brillante trabajo gráfico que Noemí Villamuza ha creado para la edición. Y como epílogo, el poema que su queriddo amigo José Hierro escribió para ella, "Hablo con Gloria Fuertes frente al Washington Bridge".